01-28-2018 – 4to Domingo del Tiempo Ordinario

Uno de los dones del Espíritu Santo es “el temor al Señor”. Lamentablemente, creo que es uno de los más malentendidos de los regalos y por lo tanto no se pide a menudo.
Leemos del malentendido en nuestra primera lectura de hoy. Cuando los Israelitas dijeron “No quiero volver a oír la voz del Señor, mi Dios, ni vea este gran fuego más, o me voy a morir.” El malentendido es pensar que “el temor del Señor” significa tener miedo de Dios. Ahí es donde los Israelitas fueron durante este tiempo poco después de salir de Egipto.
Pero quiero centrarme, en primer lugar, en lo que recordamos de las experiencias de Moisés entre la zarza ardiente, y la entrega de los Diez Mandamientos. La Biblia nos dice que cuando Moisés se acercó a la zarza ardiente, él “ocultó su rostro, para que no mirara a Dios y muriera”. Pero cuando regresa a la misma montaña, sí fue la misma montaña, con los Israelitas para recibir los Diez Mandamientos, su petición a Dios es “Señor Déjame ver tu rostro, eso será suficiente para mí.” Por supuesto, sabemos que Dios dijo que no. Por qué?
¿Es el rostro de Dios tan terrible que si alguien …read more

Source:: Fr. Frank Jindra’s Homily Podcasts

No comments yet

Add comment

Copyright 2015 Sts. Peter and Paul Parish & School
Webdesign by Angela Keiser